segunda-feira, 26 de abril de 2010

Saudade, segundo Neruda



Há momentos em que vale a pena para o tempo. Por exemplo, quando sentimos o estômago do cérebro apertadinho de felicidade quando estimulado por uma conversa interessante.

Saudade -Qué será?... yo no sé... lo he buscado en unos diccionarios empolvados y antiguos
y en otros libros que no me han dado el significado
de esta dulce palabra de perfiles ambiguos.

Dicen que azules son las montañas como ella,
que en ella se oscurecen los amores lejanos,
y un noble y buen amigo mío (y de las estrellas)
la nombra en un temblor de trenzas y de manos.

Y hoy en Eca de Queiroz sin mirar la adivino,
su secreto se evade, su dulzura me obsede
como una mariposa de cuerpo extraño y fino
siempre lejos -tan lejos!- de mis tranquilas redes.

Saudade... Oiga, vecino, sabe el significado
de esta palabra
blanca que como un pez se evade? No... Y me tiembla en la boca su temblor delicado. Saudade..

Pablo Neruda

1 comentário:

aaaaaaa disse...

Adoro!beijinhos e vou registar